Helen, la bebé de dos meses que sobrevivió al coronavirus. Heroínas sin capas (+fotos)

A inicios del mes de abril llegó al Hospital Pediátrico Norte Juan de la Cruz Martínez (más conocido como La Ondi) en Santiago de Cuba, la pequeña bebé Helen de tan solo dos meses positiva al coronavirus y reportada de crítica.

La bebé fue ingresada en la sala de terapia intensiva del centro médico, que es donde se atienden a pacientes menores y positivos de las tres provincias más orientales. Las doctoras Nayra Fernández Reyes, de 27 años, y Maydelis Deas Benítez, de 28, junto a un grupo de ocho enfermeras, una laboratorista, una pantrista y una auxiliar de limpieza fueron las heroínas de esta historia que salvaron la vida de la pequeña.

Además del virus la bebita presentaba cuadros de meningoencefalitis bacteriana, diarreas y neumonía lo cual complicó bastante su caso empeorando su estado. “Ese fue nuestro primer caso y más duradero, porque tuvimos otros dos pero rápidamente evolucionaron a mejoría y pasaron a la sala”, dijo al respecto Nayra Fernández, residente de segundo año de terapia intensiva pediátrica del Hospital Pediátrico Sur Antonio María Béguez César(conocido como La Colonia).

“Fui voluntaria por mi hospital y allí estuve en la sala de terapia intensiva durante 14 días en los cuales atendimos a tres pacientes y una madre positiva a la Covid-19”, “Por suerte no hubo grandes complicaciones, el caso más complejo fue el de la lactante de dos meses Helen, quien había convulsionado, tenía diarreas y estaba reportada de crítica”, “Los primeros días la especialista Maydelis Deas y todo el equipo estuvimos casi sin dormir vigilándola porque no sabíamos cómo iba a evolucionar”, explica Fernández.

Los especialistas siguieron los protocolos establecidos para atender a casos así y gracias al cuidado y al tratamiento que recibió fue mejorando poco a poco hasta que su resultado del PCR y el de la madre salieron negativos, “Cuando ya estuvo fuera de peligro nos pusimos todos muy contentos”, asegura la joven doctora.

Acerca de su experiencia en la zona roja (área donde atienden a pacientes contagiados) expresó “En lo personal esos días allí me dieron mucha experiencia, porque nunca había trabajado con pacientes con este nuevo coronavirus, tuve además la satisfacción de contribuir a salvarle la vida a la bebé, y de cumplir en todo momento las medidas de bioseguridad, lo que me hace ahora sentirme más preparada”

Elsy María Fonseca Franco, madre de la paciente, dijo con gratitud “Gracias a estas mujeres de hierro mi hija de tan solo dos meses y yo somos sobrevivientes a la Covid-19, que tantas vidas le ha cobrado a la humanidad. Hoy siento que más que enfermeras y doctoras encontré una familia que me acogió como una más de sus miembros. Mil veces gracias y las llevaré por siempre en mi corazón”.

Fernández agregó acerca de esta experiencia “Cuando uno está en esos momentos ve a los pacientes como hijos, por eso no teníamos tanto miedo, porque veíamos a la lactante tan indefensa que pensábamos: ¿Quién la va a cuidar y salvar si no somos nosotros? no podíamos dejarla morir, porque ella tiene dos meses; no camina; ella no salió a buscar el virus, teníamos que salvar a Helen”.

Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz, pero no es el caso de tantos otros niños, adultos e incluso personal de salud que ha perdido su vida luchando contra esta pandemia que azota al mundo desde hace más de un año. No es hora de relajar las medidas sino de cuidarnos más que nunca a nosotros y a nuestros niños que son el futuro de la humanidad.

Fuente: SierraMaestra

Salir de la versión móvil