Nueva polémica con el artista cubano integrante de Buena Fe, Israel Rojas. «Poema a los anormales»

Luego del polémico video en el que se le escucha al cantante cubano integrante de Buena Fe, Israel Rojas, llamar «anormales» a quienes han «malinterpretado» sus canciones, el joven escritor Hamed Toledo, dedicó un poema a los «anormales».

Este fin de semana comenzó a circular un fragmento de una directa que hizo el profesor Carlos Lazo cuando fue a La Habana a llevar donativos a Cuba y en la que aparece Israel Rojas.

Rojas se encontraba hablando sobre los miles de comentarios haters que le llegan a diario desde que declaró abiertamente en reiteradas ocasiones su apoyo al gobierno cubano y, en ese momento, refirió cómo muchos de estos le echan en cara otras interpretaciones que dieron a temas como «Catalejo», «Andar en cuero», «Psicología al día»; y que esta última era «contra las grandes corporaciones que están acabando con este planeta».

Fue entonces que Israel tachó de «anormal» a quien nunca entendió el «verdadero significado» de sus canciones y las interpretó como quiso.

Esas simples palabras bastaron para desencadenar aún más comentarios sobre el polémico artista.

Al respecto, el propio Israel respondió en sus redes sociales «¡PUES YA TENGO UNA NUEVA CAMPAÑA! Cada día, recibo insultos, amenazas de todo tipo, calumnias de toda especie en redes sociales de personas que afirman que interpretaron las canciones de un modo y ahora vienen a pedirme cuentas por SU interpretación», añadiendo «Pues resulta que eso es una anormalidad. Nada hay de ofensa en esa palabra. Lo normal es que se disfrute del arte y cada cual se lleve la riqueza que quiera, la interpretación que pueda, la emisión que sea capaz».

«Extraen un fragmento de una directa que hizo el profesor Carlos Lazo desde la Habana cuando vino a traer donativos a Cuba para las comunidades más pobres. Por eso, con la precisión de un cirujano, han extraído una frase para desacreditarme nuevamente», continuó, «Y aquí vienen los “dolidos”, los “defraudados” cuando en realidad están siendo manipulados con una intencionalidad destructiva. ¿Saben qué? Es una enorme ANORMALIDAD amenazar y ofender para intentar cambiar a las personas. Sólo el amor es transformador».

«Es una gran ANORMALIDAD, hacer una noticia tildando de ofensa lo que no lo es, cuando cada día las redes sociales están llenas de malas palabras y de un odio irracional. Lo normal es que impere el respeto entre las personas y se respete al público con la obra artística», aseguró, «Es una ANORMALIDAD atacar el esfuerzo de los que apoyamos a Carlos Lazo y su esfuerzo unificador. Lo normal es buscar el entendimiento entre los cubanos», concluyó.

A raíz de todo el tema, escritor cubano Hamed Toledo decidió hacer un poema en respuesta a las palabras de Rojas.

Felices los anormales, esos seres extraños,

Los que no tuvieron una madre en el Comité Central, un padre coronel, un hijo con Mercedes-Benz,

Una casa en Siboney, una enfermedad por no pasar trabajo,

Los que han sido calcinados por un trámite de vivienda,

Los que vivieron los diecisiete rostros de la burocracia y un poco más,

Los llenos de suelas de zapatos, los demonios con gorritas,

Los insatisfechos, los flacos, los impresentables,

Los reguetoneros y sus secuaces, los que cómo no, por la izquierda,

Los que fracasan, los que son confundidos hasta la empuñadura,

Los flautistas con algoritmos,Los revendedores y sus pobres,

Los caballeros ligeramente sobrevillanos,

Los hombres vestidos de banderas y las mujeres de blanco,

Los torpes, los insensatos, los groseros,

Los haters, los amargos, los inmetibles y los impotables.

Felices los gatos, la leche, el cemento.

Pero que den paso a los que hacen sus otros mundos y sus otros sueños,

Las ilusiones, los actos de repudio, las palabras que nos desbaratan

Y no nos reconstruyen, los más comunistas que sus madres, los más pinchos

Que sus padres y más especuladores que sus hijos

Y menos calcinados por un trámite de vivienda.

Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.

«Veinte canciones desesperadas y un poema a los anormales», Israel Rojas.

Salir de la versión móvil