“Mi vida está en peligro. ¡Ven rápido!”, llamadas del presidente de Haití pidiendo auxilio justo antes de su asesinato ¿lo dejaron solo a propósito? (+video)

Casi dos semanas tras el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moïse, las investigaciones avanzan aún rodeadas de muchas incógnitas, incluida ¿cómo fue posible para un grupo de mercenarios atravesar la supuesta seguridad presidencial sin, además, encontrar ninguna oposición?

El grupo de mercenarios son, en su mayoría de origen colombiano, de los cuales 26 han sido detenidos junto a 2 haitiano-estadounidenses, estos últimos han afirmado ser simples traductores. El grupo de mercenarios ha negado haber tenido la intención inicial de asesinar al presidente, según sus testimonios la idea era forzarlo a firmar su carta de renuncia por lo cual incluso recurrieron a torturas al romperle un brazo y un pie pero ante la negativa del mandatario, terminaron dándole 12 balazos causando su deceso.

Los colombianos debieron pasar los tres controles policiales y las capas de seguridad en un recinto amurallado para poder llegar al gobernante haitiano, sin embargo, las autoridades tardaron demasiado en responder al llamado de auxilio por parte del presidente a través de varias llamadas telefónicas lo que les dio tiempo a los criminales de ejecutarlo.

Antes de recibir los disparos Moise habría intentado durante 10 minutos conseguir ayuda de los agentes de seguridad, quienes le aseguraron que iban en camino pero nunca llegaron. Habían 24 agentes asignados al destacamento de seguridad presidencial, aunque no se ha revelado cuántos de ellos se encontraban de servicio aquella noche, pero se conoce que ninguno resultó herido durante el magnicidio.

Tres personas anónimas, que recibieron llamadas desde el interior de la casa de Moïse en Puerto Príncipe justo antes del terrible desenlace, contaron que el mandatario alrededor de la 1:34 a.m. había rogado a la policía que movilizara sus efectivos, llamó a un comisario de la Policía Nacional de Haití: “Están disparando junto a la casa… ¡Movilice a la gente!”, dijo.

Pero al no aparecer los refuerzos llamó a un oficial de policía con entrenamiento táctico y le dijo “¿Dónde estás? ¡Necesito tu ayuda, ahora! Mi vida está en peligro. ¡Ven rápido! ¡Ven a salvarme la vida!”.

Acorde al oficial, justo antes de terminar la llamada escuchó el sonido del disparo de un rifle de asalto por lo que envió un convoy de tres autos al lugar pero ya era tarde. El comisionado de policía que recibió la primera llamada, afirma que realizó 4 llamadas más mientras se dirigía hacia la vivienda del mandatario en un lapso de 14 minutos.

La primera llamada que hizo a la 1:35 a.m. fue a Dimitri Hérard, jefe de seguridad del presidente, quien le aseguró que estaba enviando ayuda. Luego, llamó a un supervisor del equipo de seguridad de turno a la 1:38 a.m., pero no recibió respuesta. A la 1:47 a.m. llamó al comandante de una unidad táctica especializada y a la 1:50 a.m. al jefe de la Policía de Haití, Léon Charles, quien ya había enviado un convoy al domicilio del mandatario.

Según los registros telefónicos Moïse todavía estaba vivo a la 1:45 a.m.

Los testimonios de quienes hablaron con el presidente antes de su asesinato han generado preguntas sobre lo que hizo Hérard y con quién se contactó la noche del crimen, sembrando dudas sobre lo que sucedió con el equipo de seguridad del gobernante haitiano que, además, tenía varios enemigos y detractores que abiertamente deseaban sacarlo de la ecuación, lo cual deja muy abierta la lista de sospechosos cabecillas del crimen.

Fuente: RT

Salir de la versión móvil