Tanque azul: maravillas de una caverna inundada

Cada año, la costa norte de Holguín es el destino de miles de turistas extranjeros. La belleza de sus playas y otros paisajes tropicales llama la atención de sus visitantes. El municipio de Gibara, es una de las principales atracciones.

Referirse a la llamada Villa Blanca hace pensar en su parque eólico, su gran bahía y las delicias de sus mariscos y crustáceos, así como en el estilo colonial de sus inmuebles. Pero Gibara «esconde» varios secretos, muchas veces cubiertos de una vegetación exuberante o bajo el suelo de sus calles.

Hoy Mirada Cubana le dedica un espacio extra a la caverna Tanque Azul, de novedosa aparición en el escenario turístico cubano. El sitio natural toma su nombre de una cueva con techo derrumbado semejante a una gran piscina natural que permite el acceso a dicha caverna inundada.

Su mayor atracción turística es el propio acceso a la gruta, mediante una dolina o cenote de 30 metros de largo por 15 de ancho y siete de profundidad, de aguas transparentes y reflejo azulado que da origen a su nombre.

Cuenta con cuatro kilómetros de galerías exploradas, que gozan de aceptación para la práctica del espeleobuceo, al permitir el paso por diversos espeleotemas, adornados por una gran variedad de estalactitas, estalagmitas, columnas y mantos, todos de gran belleza.

En las inmediaciones existen otras piscinas naturales, de aguas salobres, de notable atracción turística entre las que resaltan, las Pozas Fría, de los Patos, Negra y la de Doña Beija, nombre adquirido de la popular telenovela brasileña de los años 80 del pasado siglo.

Tanque Azul se encuentra dentro de la reserva ecológica Caletones una de las más trascendentes del país, atravesada por uno de los más importantes corredores de aves migratorias de Cuba, con un registro de 86 especies migratorias, nueve endémicas, 11 subespecies endémicas y 34 variedades residentes en la zona.

Tanque Azul no es un accidente cársico aislado, forma parte de un impresionante sistema subterráneo con más de 30 cavidades internas, que conservan las mismas características morfogenéticas.

Posee una espeleometría de 3 mil 335 metros, esto quiere decir que es la medida explorada hasta ahora por los científicos que se han sumergido en sus aguas. Según estas investigaciones, el sistema cavernario alcanza una profundidad máxima de 21 m. En el fondo aparecen grandes calizas originadas por el desplome de la bóveda.

En sus galerías habitan los peces ciegos (endémicos) y las anguilas del género Rostrata, más algunas especies de agua salobre aún por estudiar. El techo es elevado, esto permite que se pueda practicar el buceo a través de salones con dimensiones considerables.

Pese a la oscuridad, es válido enfatizar la transparencia de sus aguas interiores, que permite una visibilidad superior a los 20 metros de distancia con el empleo de luces.

Sin dudas este es un destino irresistible que no solo brinda los atractivos subacuáticos sino que también garantiza tranquilidad y belleza natural.

Otro de los paisajes y sitios naturales de Cuba, que se caracterizan por su belleza, exotismo y esplendor; para impresionar a más de uno y dejar un recuerdo mágico e inigualable.

 

Salir de la versión móvil