Juegos tradicionales, momentos inolvidables

Muchos son los adultos que aún disfrutan el recuerdo de sus juegos en la infancia y ríen cada vez que los recuerdan con sus amigos.

Los expertos han conceptuado los juegos tradicionales por no necesitar ningún juguete tecnológico sino que se utiliza el propio cuerpo y usas recursos fácilmente disponibles en la naturaleza.

Cada rincón del planeta ha dado origen a sus propios juegos tradicionales, les pone sus nombres, los juega y los canta de acuerdo a su cultura y tradiciones.

Ellos siempre han favorecido al entretenimiento pero sobre todo, a la formación de valores, a la educación, las relaciones sociales entre los niños y el desarrollo de habilidades etc.

Cuba tiene una alta tradición de intercambio infantil que tal vez recuerdes tú, querido lector de MiradaCubana, y puedas volar a la época donde eras uno de esos niños que disfrutaba.

Quien no cayó de rodillas alguna vez jugando al «Burrito 21» o resbaló jugando a «La Pañoleta», que formaba dos bandos de niños con el fin de robar una pañoleta sin ser sorprendido. Con este juego jugabamos entre aulas y hasta entre escuelas.

Otros juegos como «A la rueda rueda»… «La Señorita Marta»…»La Gallinita Ciega»… «Alánino»…»El Pon»…»La orca del patico»…»El escondido»…»Kikimbol»…»El Palo de la Escoba»…»Veo Veo»…»123 Cruz Roja»…»El congelao» y así una infidad de juegos que va desde los más pequeños hasta los más grandes y que seguramente recordarás con mucha añoranza.

Estarás de acuerdo que cuando éramos niños gozábamos de una inocencia especial que los nuestros hoy en día no tienen, se ha ido perdiendo al paso de los tiempos, debido a muchas influencias tecnológicas que han modificado las tradiciones.

Siempre marcharemos a favor de las nuevas tecnologías pero lo cierto es que nos han quitado un poco de este disfrute infantil, le han robado la inocente actitud de los niños cuando no comprenden algo o la imaginación de crear armas con palos y cascos con cajas.

La dependencia a las pantallas para comunicarse con los demás han influido en la creatividad y la práctica física de los juegos, genera apatía hacia cualquier otra actividad que no sea la computadora o el celular.

Luchemos contra la inercia, la desidia, la falta de interacción, a fin de cuentas sus antónimos son los que avivan e incentivan a los más peques al juego.

Saca el niño que llevas dentro y cuéntale tu historia a tus hijos, enséñales de que forma se vive mejor, muéstrale como era en tu infancia y cuanto te divertías.

Hazle saber que es más lindo ver la mariposa que vuela a la mariposa que se atrapa, o la rosa que se huele a la rosa que se arranca.
Saint de Exúpery decía en El principito:
«Solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos».

¿Entonces, qué recuerdas tú de esa inocencia infantil?
MiradaCubana te invita a compartir algunos juegos que recuerdes y que quedaron sin mencionar. Descríbrelo porque en cada región de nuestro país, se juega y se canta diferente. Anímate, será divertido vivir el juego contigo.

Salir de la versión móvil