Con la vara con que midas, serás medido

Como si se tratara de un castigo divino, las palabras de la periodista y presentadora de la televisión cubana Cristina Escobar se han devuelto como si fuera un bumerán, cuando la pandemia azotaba con fuerza Europa y EE. UU., la presentadora hizo fuertes críticas al sistema de salud capitalista y elogió el sistema cubano, ese que hoy está colapsado costándole la vida a miles de cubanos dentro de la isla.

Desde luego no me alegro por la situación tan caótica que están atravesando los cubanos con el COVID-19 y si a esto unimos la falta de alimentos, las precarias condiciones de los hospitales y falta de medicamentos, los cubanos no pueden estar pasándola peor. Pero si se puede sacar algo bueno de esto es que estos personajes que se jactan de logros poco creíbles y que hablan en nombre del pueblo cubano haciendo críticas como si hablaran del lado de la perfección, cada vez más sus palabras caen en descrédito y su aceptación popular va en decadencia.

La periodista critica fuertemente la privatización de la salud como negocio y habla despectivamente del primer mundo y su incapacidad para detener el virus, por encima de ello pone a China como ejemplo de éxito con final feliz, olvidando o pasando por alto que precisamente en este país fue donde se originó la pandemia, como de costumbre hizo el papel de víctima sin dejar de mencionar que a pesar de ser Cuba un país pequeño y bloqueado ha podido en ese momento del reportaje controlar el virus y seguido hizo un sinnúmero de alardes y vanaglorias.

Sería bueno recordale que el primer mundo ha producido las mejores vacunas contra la COVID-19 y que además ha inoculado a sus pobladores de forma gratuita con estas vacunas, en mi opinión yo prefiero pagar mi salud como lo hago actualmente para recibir una atención especializada con todas la condiciones y garantías, a recibir una gratuita que le cueste la vida a un familiar como le pasó a un amigo hace muy poco en Cuba, ya que su padre falleció por falta de atención a tiempo, cuando hablamos de la noticia entre lágrimas me decía hubiera pagado lo que fuera por tener mi papá vivo, pero lamentablemente murió en un sistema de salud gratuito que no le dió la intención requerida.

También es falso por lo menos para los cubanos de a pie que es gratis, pues los medicamentos que no encuentras en los hospitales tienes que comprarlo en el mercado negro a precios exorbitantes, sin contar que de siempre para una buena atención hay que estimular a los doctores con regalos, que además es entendible pues son seres humanos con las mismas necesidades que el resto.

Mi madre siempre me dice- no hay boca que habló que Dios no castigó, la vida, los días con su paso a paso, desmienten mitos y destruyen manipulaciones, hoy año 2021, fui a vacunarme contra el covid, no saque cita, solo me dio por ir, no pague un centavo y en el momento de ponerme la vacuna, la amable chica me pregunto, ¿cuál deseas, Pfizer o Moderna?, este es ese país, donde decían que querían comprar una vacuna a los alemanes, no sé si en la televisión cubana son tontos o se hacen, cuando el caos era en el mundo, la culpa era de los gobiernos y el sistema de salud, ahora que el caos es en Cuba, es culpa del pueblo y de los médicos.

Escribía un usuario de las redes sociales en su perfil

Link del video: https://twitter.com/i/status/1241003889861840901

Lo cierto más allá de este alardoso y mal reportaje desde mi punto de vista, la situación en Cuba es crítica por no decir otra palabra, pero vale bien cualquier adjetivo extremo para calificarla, ese sistema de salud que tanto es elogiado por la periodista hoy ha demostrado su ineficacia, la falta de condiciones básica en los hospitales que son más que evidente por las denuncias en las redes sociales, la falta de medicamentos básicos como antibióticos y últimamente la falta de oxígeno junto a muchos otros factores han hecho que hoy en Cuba exista récord de casos nuevos diarios y las muertes sean de decenas diarias.

Resulta que ahora la culpa no es del bloque, sino de los doctores por su mala atención, es reprobable que se hable así de profesionales que sin recursos dan todo por salvar a sus pacientes, para buscar culpables, culpables que no son otros que los que dirigen ese caótico gobierno.

La salud en Cuba no es gratuita, de mi consideración es la más cara del mundo, pero que además sin condiciones y sin medicamentos, pero a pesar de eso quiero hacer una salvedad con los médicos cubanos que en su mayoría profesionales esforzados y valientes amantes de su profesión valerosos en todo la plenitud de la palabra.

Quise buscar la cuenta en Twitter de esta periodista y para mi sorpresa su cuenta en esta plataforma está suspendida por violación de las reglas de la plataforma, no puedo decir exactamente cuál fue la violación, pero con este tipo de reportajes no dudo que le pasara esto.

A justicia nos ha llamado Dios, la verdad siempre llega a buen puerto y por más que demore siempre llega y nunca llega tarde sino en el momento correcto. Déjanos tu opinión, saludos y nos encontraremos en otra Opinión Crítica.

Salir de la versión móvil